Adaptación y cambio organizacional

Actualizado: 6 sept

Este año 2021 ha sido un año en el que la adaptación ha sido la palabra clave para afrontar la realidad que estamos viviendo.


Cuando se habla de la adaptación de un ser vivo, se hace mención al hecho de que un organismo ha podido acomodarse a las condiciones de su entorno. Dicho de una persona, la adaptación se produce cuando el individuo se habitúa a múltiples circunstancias y condiciones.


Estas circunstancias y condiciones, en relación a la digitalización por ejemplo, se aceleraron más de lo que se venía haciendo en estos años previos a la pandemia. Ya estamos en la revolución digital, así como vivimos la revolución industrial. Este proceso se ha vivido de una manera global en muchísimo menos tiempo en comparación con la revolución anterior.


Los nuevos desafíos y contextos requieren de organizaciones exitosas para el mundo, que tengan la convicción de generar resultados económicos, sociales y medio ambientales de manera responsable. Es en este contexto es que facilitamos la construcción del propósito en procesos de adaptación e integración cultural, para la consecución de los objetivos organizacionales.


Para enfrentarnos a esto lo que hacemos es diagnosticar las diferentes lógicas adaptativas existentes en las organizaciones, respondiendo a las preguntas: ¿Cuáles son las tensiones internas generadas por el proceso de cambio?, ¿Cuáles son sus causas?, ¿A quién o a quiénes afectan?, ¿Qué síntomas se expresan en los resultados esperados?, ¿Cuáles son las capacidades adaptativas culturales del equipo?, ¿Cuáles son sus preferencias de cambio?, ¿Son suficientes en calidad? y ¿Son coherentes o aportan equilibrio para lidiar con las tensiones detectadas y lograr sus objetivos?


Con el diagnóstico determinamos las brechas existentes para alcanzar su propósito de digitalización, en el caso de la digitalización, ya que este es uno de los propósitos que se pueden generar. Acompañamos a equipos para la adaptación cultural en los procesos de adaptación que se necesiten, donde generamos alineación estratégica de la cultura organizacional.


En este proceso hemos visto que el acompañamiento es fundamental para que lo que se diagnóstica y se establece como planes de trabajo o acción se lleven a cabo. Hemos visto que es en este proceso, el de la implementación, es en el cual se fracasan los procesos de cambio. Son las personas que forman los equipos y estos a su vez las organizaciones, que son las que tienen que evidenciar los cambios. Para lo cual es importante tener claro que podemos observar al menos cuatro dimensiones: las individuales y colectivas y las internas y externas.


Los años de integración de modelos y teorías como las de Graves, Wilber, Kolb, McClelland, Flores y Goleman; que van desde el abordaje conductual al cultural, pasando por el modelo integral y la mirada ontológica, permitieron abrir las componentes psico emocionales y sociales para así tener cubierto el fenómeno psico-bio-neuro-psico-socio-cultural, con lo que hemos realizado procesos de desarrollo de competencias organizacionales para el cambio, guía para echar a andar nuevos sistemas culturales y entrenamientos para la agilidad. Esto aplicado al desarrollo de equipos efectivos y cambio organizacional mirando y tomando en cuenta los diferentes niveles de aprendizaje que permiten hacerse cargo de lo complejos que somos y la complejidad en la que estamos inmersos.


Con este modelo pretendemos mostrar lo comentado anteriormente y dar cuenta de manera gráfica lo antes descrito


Ponemos a disposición de las organizaciones nuestra experiencia y recorrido de una manera práctica, concreta y efectiva para los procesos de cambios organizacionales necesarios para el mundo que estamos viviendo.


Nos ponemos a disposición de los equipos y las personas como sus “Personal Trainers” para acompañar los procesos necesarios para la adaptación a la revolución digital.


52 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo